Sin título


 

El comtario que queríamos hacer hoy tiene su origen en una reciente sentencia de la UE sobre el asunto C-386-11 de 13 de junio de 2013 . Nos ha parecido muy interante porque se adelante a algunos de los problemas que pueden surgir con la próxima reforma de la administración local y la asunción de servicios por la Diputaciones Provinciales.

Brevemente, nos encontramos ante una asociación de municipios alemana, que tiene diversos edificios e instalaciones en uno de los municipios pertenecientes a dicha asociación, ésta pretende mediante un contrato que dicho municipio se encarge de la limpieza de los edificios de la asociación, hecho este que “incomoda” sobremanera a la empresa que tenía adjudicado el contrato de limpieza y que decide recurrir dicho contrato, alegando que debía haberse licitado.

Ante esta situación al organo jurisdiccional remitente,  plantea a la TSJUE sus dudas sobre la aplicación de la jurisprudencia Teckal a este caso:

A la vista de todas las cuestiones planteadas el TSJUE resume la cuestión en el punto 26 de la Sentencia:

Mediante su cuestión, el órgano jurisdiccional remitente pregunta, en esencia, si constituye un contrato público de servicios en el sentido del artículo 1, apartado 2, letra d), de la Directiva 2004/18, y está sometido por ello a las disposiciones de ésta, un contrato como el controvertido en el litigio principal, a través del cual una entidad pública encomienda a otra la tarea de limpiar determinados edificios destinados a oficinas, locales administrativos y centros escolares, estando esta segunda entidad autorizada a recurrir a terceros para la ejecución de esta tarea, mediante una compensación económica que se considera debe corresponder a los costes incurridos por la ejecución de dicha tarea, si bien la primera entidad se reserva la potestad de controlar que se lleva a cabo de manera correcta la mencionada tarea.

Sobre la naturaleza de la prestación, la Sentencia (punto 32) determina que es la de un contrato público, realizando  las siguientes consideraciónes:

Sobre la exención a dicho contrato de la normativa sobre contratación pública, se pronuncia de forma desfavorable,  dado que no se cumplen los dos supuestos fijados por la jurisprudencia del TSJUE:

Por tanto la conclusión a la que llega la sentencia, es que existe un contrato público y que debe ser objeto de licitación pública. Tal y como dijimos al comienzo la nueva legislación de Régimen Local, probablemente trastocará el sistema de servicios y competencias municipales y ante esta regulación no está demás tener a mano esta sentencia para comprender límimes de la cooperación inter administrativa y la contratación pública.

Saludos