Demoledor editorial, del diario ABC, de hoy sólo el 60% de los empleados públicos son funcionarios, en la administracion estatal, sin embargo en la local ese porcentaje se invierte, y campan a sus anchas, personal de confianza, interinos y laborales que sabe Dios como entraron, que no se me mal interprete no es malo que existan, lo demencial es que se pervierta su naturaleza, que el personal de confianza sea para pagar favores personales, que el interino no sea para cubrir plazas sino para que se entre por la puerta de atrás, debiendo favores claro (recordemos que nada dura más que lo temporal), en fin gran ahorro supondría para las arcas públicas, que se destinaran las plazas y los conceptos retributibos para la finalidad con que se crearon.

Enlace noticia